La hoguera de las vanidades

Sherman McCoy, famoso por sus hazañas en el mercado de divisas y cuyo estilo de vida era por demás extravagante es el personaje principal de la novela La hoguera de las vanidades escrita por Tom Wolfe.


Una noche va al aeropuerto por su amante, Maria Ruskin, y al conducir con dirección a Manhattan toman la salida equivocada por lo que terminan en el Bronx. Ante la desesperación y el miedo por salir de ahí arrollan a un joven afroamericano, se dan a la fuga y pretenden que nada sucedió…

Días después una investigación, producto de la presión social en el Bronx, termina ligando a McCoy como sospechoso del incidente. Tras distintas investigaciones la doble vida del protagonista está a punto de salir a la luz y todos los lujos y excesos a punto de terminar.
De manera brillante Tom Wolfe presenta el mundo de los corredores de bolsa en Wall Street a finales de los años 80. La relación entre los personajes así como el desmoronamiento de la vida del protagonista son cruciales para mantener al lector enganchado en todo momento.

La hoguera de las vanidades es una novela excelente, una instantánea de la clase alta neoyorquina de finales de los años 80, cuando el neoliberalismo cambió drásticamente  a la sociedad estadounidense y la desigualdad economica propició una gran polarización social.

Anuncios

A 170 años de la guerra entre México y Estados Unidos

El pasado 8 de mayo de 2016 se cumplió el 170 aniversario de la batalla de Palo Alto, misma que destaca por haber sido la primera en la guerra entre México y Estados Unidos en el lejano año de 1846.

1 v1q3PQNrkiniWLn7t71jYg

A 170 años de un episodio tan difícil en la conformación de la historia nacional mexicana habría que preguntarse  ¿Qué nos quedó de esos años de guerra? ¿Hemos llegado comprender lo que implicó en su momento? ¿Se debería revalorar un episodio tan difícil dentro de la historia nacional?

 

*  *  *

De manera general se sabe que la guerra fue una catástrofe para México debido a que padecía una bancarrota en su Hacienda nacional y no existía un sentimiento patrio lo suficientemente fuerte. Dos elementos cruciales, de  manera extraña, se asumen estuvieron consolidados en los Estados Unidos de 1846.

En primer lugar, para entender esta guerra es necesario partir de la idea de que EE.UU. estaba muy lejos de ser el país que es hoy en día. Su proceso de expansión estaba iniciando y el único freno era el recientemente creado vecino del sur: México.

El ejército estadounidense contaba con tropas regulares que le permitían sostener una invasión en su territorio. Sin embargo, el verdadero secreto cuando se declaró la guerra a México fue el sistema de reclutamiento. La propaganda para que muchos estadounidenses se registraran en las filas del ejército fue todo un éxito.

El General John Wool desfilando en Saltillo

Además, el ejército estadounidense contaba con una Armada lo suficientemente poderosa como para sostener batallas marítimas y atreverse a embargar puertos cercanos (tal y como sucedió en el Pacífico mexicano en 1847).

 

En cuanto al bando mexicano, es verdad que la situación económica era precaria. Se contaba con una economía que permitía abastecer al interior del país pero se estaba muy lejos de generar productos para exportación.

El clima político era difícil ya que distintos bandos militares se revelaban a la menor provocación. Existían fuertes dudas sobre el modelo de República Federal y los monarquistas comenzaban a defender la idea de llamar a un príncipe europeo para guiar a la nación.

Otro problema era el del ejército. Existía una clase militar afianzada desde 1821, pero no se contaba con un ejército lo suficientemente disciplinado y armado. Por si eso fuera poco, el territorio mexicano es sumamente complicado para atravesarse caminando y debido a eso era muy difícil que el ejército se desplazara de manera efectiva por todo el país.

Asalto al Castillo de Chapultepec. Litografía realizada por el artista Karl Nebel

En ese contexto, sabemos el resultado de la guerra. El 15 de septiembre de 1847 los estadounidenses entraron a la Ciudad de México y desfilaron por las calles del ahora Centro Histórico, recibiendo la bienvenida (con palos y piedras) de presos y clases bajas de la ciudad mientras que las clases acomodadas, se ocultaron de los invasores implorando que no saquearan sus viviendas.

A 170 años de los sucesos de la guerra sabemos que ese episodio marcó un antes y después en la consolidación de México como país. El episodio era recordado y repudiado en 1862, cuando los franceses invadieron México y ese recuerdo alimentó a los mexicanos que se enfrentaron con el ejército expedicionario francés el 5 de mayo.

*  *  *
También hay quienes se preguntan ¿por qué EE.UU. no anexó todo el territorio mexicano? La respuesta es sencilla…

Un intento de anexión total hubiera sido desastroso. La gente del territorio hablaba español y un sin fin de otros idiomas (llamados lenguas indígenas) por lo que propagar el inglés habría sido muy complicado. Además, había un sentimiento de desprecio  marcado, de hecho, había muchas guerrillas que en 1848 estaban dispuestas a continuar la guerra con los estadounidenses, por lo que pacificar el territorio habría sido agotador…El episodio resultó una oportunidad para provar nuevos inventos, entre ellos el daguerrotipo y gracias a eso que ahora contamos con varias imágenes del conflicto. De hecho, se ha llegado a proponer que esta fue la primer guerra en la que se tomaron fotografías.

captura-de-pantalla-2014-09-24-a-las-14-15-37Daguerrotipo de 1847 de la batalla en Cerro Gordo que retrata la amputación de una pierna a un oficial mexicano capturado.

 

 

Un poco sobre “El Padrino”

Verano de 1945…

Ha terminado la Segunda Guerra Mundial,  Europa se encuentra devastada, Estados Unidos se alza como la máxima potencia marítima (además de tener el monopolio de la bomba nuclear), la URSS presume el mayor ejército terrestre y el mundo se siente satisfecho por haber acabado con su enemigo más terrible: el fascismo.

En ese contexto se desarrolla la famosa historia de Mario Puzzo, llevada al cine en 1972 por Francis Ford Coppola.

De manera general, esta historia se concentra en el apogeo de la familia Corleone como una de las más temidas de la mafia neoyorquina. Las familias rivales se han involucrado en el tráfico de drogas y ante la negativa de Vito Corleone (Marlon Brandon) para que su familia participe se desatan una serie de sucesos desafortunados que derivan en una guerra entre las 5 familias.

* * *
La mafia italiana tiene distintos orígenes, de manera simple y para entender la película, se puede decir que la variante que retoma Puzzo es la mafia Siciliana que llegó a Estados Unidos en las primeras décadas del siglo XX. Con esas oleadas de inmigrantes, algunas de las familias Sicilianas se establecieron en Nueva York (puerto importante que conectaba a EE.UU. con Europa) y aprovecharon los años de la prohibición para amasar grandes fortunas distribuyendo y fabricando alcohol de manera clandestina.

Entre los negocios más rentables, una vez revocada la prohibición, se encontraban los juegos de azar clandestinos y el control de la prostitución en determinados barrios. Negocios que lograban prosperar por los contactos que tenían algunas familias con altos mandos policiales y algunos políticos.


A nivel cinematográfico mucho podría decirse sobre El Padrino y su herencia, tanto que es posible marcar un antes y después en Hollywood a raíz de esta película, especialmente para los protagonistas que tras aparecer en la cinta se catapultaron a la fama.

Con respecto a la reconstrucción histórica que realiza la película, es evidente su magnificencia. Los detalles se cuidan a la perfección, desde el tipo de ropa, las armas, los neumáticos de los autos hasta la propaganda política en las escenas rodadas en Sicilia.

En fin, resulta una cinta altamente recomendable tras haber sido estrenada hace poco más de 45 años.

Y tú ¿has visto la película? ¿Qué te parece?

Coltrane’s Sound

Pionero musical, símbolo del turbulento contexto social que vivió, influido por ideales religiosos…

John Coltrane cambió profundamente el jazz de su tiempo, estableciendo las bases de lo que ha llegado hasta nuestros días. La ruptura en los tiempos definidos en los solos, sumado a una carrera que exploró distintos subgéneros dentro de propio jazz definieron la obra de este gran músico.

Las aportaciones de Coltrane se dieron en 15 años de carrera musical no muy bien definida al principio, pero que destaca por sus encuentros con otras leyendas del género: Thelonious Monk, Miles Davis, Red Garland, Dizzy Gillespie, entre otros.

Buena parte de los elementos que Coltrane aportó al desarrollo del jazz se sintetizan en varias de sus grabaciones, donde Coltrane’s Sound brilla por la ruptura en las distintas piezas que lo componen. Los aportes con respecto a los solos del interpreten son incuestionables en este álbum, donde el escucha llega a perderse en la improvisación del propio Coltrane.
Definitivamente se trata de una pieza emblemática, para ser escuchada y disfrutada plenamente.

 

El tzompantli mexica

De las muchas cosas que asustaron y fascinaron a las huestes de Hernán Cortés posiblemente la que se lleva el primer lugar es la llamada “torre de creaneos”, cuyo nombre adecuado es tzompantli.

Pese a la incredulidad que existía en torno a este tipo de construcciones, evidencias arqueológicas han demostrado lo importante que fue esta práctica en varios pueblos mesoamericanos, especialmente entre los mexicas.

 

Los recientes hallazgos en la excavasión del huey Tzompantli, en el centro de la Ciudad de México, han evidenciado la majestuosidad que dichas construcciones podían alcanzar. De hecho se argumenta que este descubrimiento es el descrito por uno de los soldados de Cortés, Andrés Tapia, quien lo describía como:

Estaba de un cabo e de otro destas vigas dos torres hechas de cal e de cabezas de muertos, sin otra alguna piedra, e los dientes hacia afuera en lo que se pudie parecer, e las vigas apartadas una de otra que una vara de medir, e desde lo alto dellos fasta abajo puestos palos cuan espesos cabien, e en cada palo cinco cabezas de muerto ensartadas por las sienes en el dicho polo: e quien esto escribe, y un Gonzalo de Umbría, contaron los polos que habie e multiplicando a cinco cabezas cada palo, de los que entre viga y viga estaban, como dicho he, hallamos a ver ciento treinta y seis mil cabezas, sin las de las torres.

Se tiene claro que el sacrificio jugaba un papel determinante en la cosmovisión mesoamericana ya que otorgar vidas a una deidad específica era fundamental para mantener el equilibrio.

En consecuencia, la exhibición de las cabezas de sacrificados era una práctica no solamente normal sino incuestionable dentro del orden existente. Sin embargo, estas prácticas fueron vistas con horror y rápidamente erradicadas tras el sincretismo iniciado con la llegada de las huestes de Cortés y durante los siglos posteriores.

Imágenes disponibles en National Geographic

Nosferatu, fantasma de la noche

En 1979 el excelso director de cine, Wermen Herzog, lanzó su versión de la clásica película de 1922: Nosferatu. Muy alejada de su predecesora, la película de Herzog atrapa al espectador hasta el punto de intimar con los personajes y producir desesperación justo al llegar al  clímax fílmico.

 

La historia es conocida por casi todos, una adaptación de la novela de Bram Stoker: Drácula que con sutiles variantes permiten que el espectador se vea inmerso en una historia de lucha personal, amor, intriga y suspenso (encabezados por el vampiro y los horrores con los que azota la ciudad de los protagonistas).

La historia se desarrolla en el año de 1832 en la ciudad de Wismar. Un agente inmobiliario ha entablado correspondencia con un noble interesado en adquirir propiedades en dicha ciudad. Debido a que este hombre vive en Transilvania el agente inmobiliario pide a uno de sus empleados, Jonathan Harker, visitarlo en su castillo para cerrar el trato de venta.

Harker (interpretado por Bruno Ganz) viaja hasta Transilvania y es recibido por el conde Drácula (maravillosamente interpretado por Klaus Kinski) que apresura los detalles para terminar la compra de propiedades en Wismar y partir de inmediato. Sin embargo, antes de partir encierra a Harker en su castillo y se embarca hasta la ciudad a la que azotará con una plaga terrible y donde saciará su sed de sagre.

* * *

Nosferatu de Wermen Herzog resulta un clásico imprescindible del cine, el espectador es conducido de manera brillante hasta un desenlace que para muchos no será el esperado (debo confesar que por ese detalle la película no termina por encantarme, pese a lo magnifica que resulta). En ese sentido, esta adaptación de la clásica novela de Bram Stoker es una de las mejores realizadas, en donde predominan elementos de lucha interna así como un gran énfasis en la conexión psíquica que el vampiro desarrolla con su víctima principal.

 

Tiendas y empeño en Nueva España

“La sorpreza”-José Agustín

El 2 de mayo de 1796, a unas cuadras de la Plaza Mayor de la Ciudad de México mucha gente se aglomeraba a las afueras de un pequeño local, una pulpería (tienda miscelánea) llamada “Coutiño” que se disponía a rematar ropa, artículos de plata y algunos libros.

Estos artículos se ponían a la venta porque meses atras fueron recibidos en empeño, sin embargo, sus dueños jamás volvieron a pagar las cantidades prestadas y reclamar sus bienes.  De esta forma todos estos bienes buscaban nuevos dueños.


Para ver los documentos producidos por la pulpería Coutiño puedes seguir este enlace


A finales del siglo XVIII la práctica de pedir dinero prestado dejando en prenda algún objeto era muy común en la sociedad novohispana. Las pulperías, pulquerías y otras tiendas tenían permitido aceptar ropa y otros bienes para otorgar una minúscula parte en plata (moneda corriente) y la otra en crédito con productos que vendían.

Por ejemplo, en el caso de las pulperías:
Cuando alguien dejaba un objeto en prenda por concepto de 1 peso 4 reales, tenía derecho a pedir 2 reales (con los que se podía comprar más o menos 4 kilos de carne de res) en moneda común y el resto (1 peso 2 reales) se le daba en crédito para comprar en la tienda.

La ropa destacaba como uno de los objetos que más empeñaba la gente debido a que en ese entonces era algo muy preciado, se guardaba con cuidado y se heredaba a los familiares. También se empeñaban libros, artículos de plata, vidrios, y partes de tela.

Con respecto al empeño y la lógica de los habitantes de la ciudad en torno a su economía domestica, poco se ha estudiado en la historiografía. Sin embargo, paulatinamente van surgiendo trabajos que profundizan en estas temáticas.

 

Para aprender más sobre las pulperías puedes ver estos enlaces:

Prendas and Pulperías

La distribución de las tiendas misceláneas